Feria








La Feria de Colima



Es la fiesta popular más antigua del estado, pues data de los primeros años de la colonización española en la Villa de San Sebastián de la provincia de Colima. La solemnidad cristiana de ese día tuvo por objeto honrar a los primeros mártires del cristianismo, iniciándose en Roma, de donde seguramente los romanos la llevaron a España y posteriormente fue traída a México durante la conquista.

La primera referencia histórica se encuentra en un Acta de Cabildo del Archivo Histórico Municipal, fechada en 1572, en la que se registra una querella violenta entre un mestizo y varios indios, precisamente mientras se desarrollaba una procesión ceremonial indígena con antorchas y velas de cera encendidas, a la media noche del 1º de Noviembre de 1572.

El día de los Fieles Difuntos, tradicionalmente ha sido una recordación ritual indígena muy antigua, efectuada el 2 de noviembre de cada año, así como la costumbre de pernoctar en los cementerios desde la media noche del día anterior, para colocar ofrendas y cubrir las tumbas con profusión de velas encendidas, como ocurre en Janitzio, Michoacán, cuya velación constituye un acto impresionante.

La celebración del 1º de noviembre debió haber sido una conmemoración religiosa para colonos españoles y mestizos y la del 2 de noviembre una ceremonia ritual indígena. A falta de información más precisa, debemos suponer que aquellos primitivos colonos desarrollaron un activo comercio de intercambio de productos agrícolas, limitado al medio local, coincidiendo precisamente esta celebración con el más importante período de cosechas de los colimenses. Como espectáculos favoritos del pueblo estaban el cuarto Embrujado, las motocicletas de la muerte, la casa de los espejos, el bataclán, la carpa de chupamirto, la mujer serpiente y la carpa de los enanosEn la Feria de Todos Santos rodaba el dinero por montones, según el decir de nuestros rancheros colimotes, que soltaban por dondequiera aquellos pesotes ley 0720, pues como era época de cosechas el comercio local estaba en su apogeo.